Recomendaciones y Pautas de cuidado para afectados por las inundaciones


Cómo prevenir riesgos de electrocución después de la inundación

  • Nunca utilice, apague o encienda usted mismo una herramienta eléctrica, ni un electrodoméstico, si se encuentra parado en agua. Asegúrese de que todos los equipos y aparatos eléctricos estén completamente secos, antes de ponerlos a funcionar.
  • Nunca toque un cable del tendido eléctrico derribado. Comuníquese con Defensa Civil o la compañía de energía eléctrica, para informar que hay un cable del tendido eléctrico derribado.
  • No toque los cables elevados del tendido eléctrico, durante las tareas de limpieza.
  • Si un cable de energía cae sobre su auto mientras maneja, quédese dentro del vehículo y siga manejando para alejarse del cable. Si el motor se para, no apague su auto girando la llave de encendido y apagado. Alerte a otras personas para que no toquen el auto, ni el cable. Llame o pídale a alguien que llame a la compañía eléctrica de su localidad y /o a los servicios de emergencia. No permita que nadie se acerque al vehículo, a menos que sea alguien del personal de emergencia.
  • Si se mojaron los circuitos y los equipos eléctricos de su vivienda o si éstos están en el agua o cerca de la misma, apague la corriente eléctrica, desde el tablero eléctrico general.
  • Si ve cables rotos o chispas al restablecer la corriente eléctrica o si hay olor a quemado, sin que haya un incendio visible, debe desconectar inmediatamente el sistema eléctrico desde el interruptor principal.

Si piensa que alguna persona se electrocutó, siga los siguientes pasos:

  1. La persona puede estar todavía en contacto con la fuente de electricidad, por eso, primero observe y no toque, ya que ésta podría pasarle la corriente a usted.
  2.  Llame al 107 (SAME) o al sistema de asistencia médica de urgencia.
  3.  Si puede, apague la fuente de electricidad o retírela tanto de usted como de la persona afectada, con un objeto no conductor hecho de cartón, plástico o madera.
  4. Cuando la persona esté alejada de la fuente de electricidad, revise su pulso y respiración. Si no tiene pulso o no está respirando o si están peligrosamente anormales, empiece de inmediato la resucitación cardiopulmonar (RCP).
  5. Si la persona está muy débil o pálida o parece estar en shock, recuéstela con las piernas elevadas y la cabeza colocada ligeramente por debajo del nivel del resto de su cuerpo.

No toque quemaduras, no rompa ampollas, ni quite ropa quemada. Las descargas eléctricas pueden crear quemaduras en el interior del cuerpo, así que asegúrese de que la persona sea llevada a un centro médico asistencial urgente.

Cómo volver a entrar a su casa después de una inundación:

Al regresar a una casa que se inundó, tenga en cuenta que el agua que ingresó a la misma, puede estar contaminada y por lo tanto ser un riesgo para la salud de su familia.

Lo primero que debe hacer es:

  • Si en la casa hay aguas estancadas y puede desconectar la electricidad a través del interruptor principal, desde un sitio seco, proceda a hacerlo, aunque esto retrase la limpieza. NUNCA conecte o desconecte la electricidad, ni utilice o encienda usted mismo ningún electrodoméstico o herramienta eléctrica, si está parado en agua.
  • Si la casa está inundada y ha estado cerrada durante varios días, presuponga que está contaminada con moho.
  • Si la casa ha estado cerrada durante varios días, entre por un momento para abrir las puertas y ventanas y dejar que la casa se airee un rato (por lo menos 30 minutos), antes de permanecer en ella por más tiempo.

Formas de secar la casa:

Si el agua de una inundación o tormenta ha entrado a su casa, debe secarla lo más pronto posible.

Siga las siguientes recomendaciones:
• Si el clima lo permite, abra las puertas y ventanas de la casa para ayudar al proceso de secado.
• Utilice ventiladores y deshumificadores para eliminar el exceso de humedad. Los ventiladores deben colocarse cerca de una puerta o ventana, de forma que dirijan el aire hacia afuera y no hacia adentro y se evite la propagación del moho.
• Evite que el agua de afuera vuelva a entrar a su casa. Por ejemplo, el agua de lluvia acumulada en las canaletas o el techo, deben drenar lejos de la casa; deben construirse con pendiente para mantener secos los sótanos y espacios angostos.
• Asegúrese de que los espacios angostos en los sótanos, tengan un drenaje adecuado para limitar la filtración de agua. Ventile para permitir que el área se seque.
• Si no tiene electricidad y no es seguro conectar la electricidad, puede usar un generador eléctrico portátil, para activar el equipo de remoción de aguas estancadas.

Nota: Si para limpiar su casa debe utilizar una bomba con motor a combustible, un generador, una máquina de lavar a presión o cualquier otro tipo de herramientas con motor, nunca use el motor de combustible, dentro de la casa, el sótano, el garaje, el porche u otra estructura cerrada o parcialmente cerrada, aun si las puertas o ventanas están abiertas. Este uso inadecuado de los equipos puede generar niveles altamente peligrosos de monóxido de carbono y causar intoxicación.

Limpieza después de una inundación:

Como se mencionó, anteriormente, que el agua de la inundación puede estar contaminada, para protegerse usted y su familia debe tomar las siguientes medidas:

Dentro de la casa:
• Utilice botas, guantes de goma y gafas de seguridad, durante la limpieza del área afectada.
• Mantenga a los niños y mascotas fuera del área afectada, hasta que se haya realizado una limpieza completa.
• Retire y deseche artículos que no pueda lavar y desinfectar (como colchones, alfombras, tapices, muebles tapizados, cosméticos, animales rellenos, juguetes de bebés, almohadas, artículos esponjosos o de goma, libros, revestimientos de muros y paredes y la mayoría de productos de papel).
• Retire y deseche paredes de cartón o yeso y materiales de aislamiento, que se hayan contaminado con aguas residuales y de inundaciones.
• Limpie pisos y paredes, muebles y otros objetos usando 1 taza de lavandina (del tamaño de un pocillo de café), cada 10 litros de agua (1 balde).
• Ayude al proceso de secado utilizando ventiladores, unidades de aire acondicionado y/o deshumificadores.
• Después de terminar la limpieza, lávese las manos con jabón y agua segura. Se entiende por agua segura, la que fue desinfectada con dos gotas de lavandina por litro de agua, dejándola reposar 30 minutos antes utilizarla.

La otra forma, es hervirla hasta que salgan burbujas, durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.
• Lave en agua caliente y detergente toda la ropa usada durante las labores de limpieza. Esta ropa se debe lavar por separado de la ropa y lencería no contaminadas.
Mantenga alimentos y agua en buen estado después de la inundación:

Alimentos
Es posible que después de la inundación, los alimentos no estén en buen estado para consumirlos. Utilice agua segura para beber, cocinar y para la higiene personal.

Identifique y arroje a la basura, los alimentos cuyo consumo pudiera ser peligroso.
• Arroje a la basura cualquier alimento que haya podido estar en contacto con el agua de inundación.
• Arroje los alimentos que tengan olor, color o textura anormales.
• Arroje los alimentos perecederos (incluidos la carne, el pollo, el pescado, los huevos y las sobras).

  • Los alimentos descongelados que tengan cristales de hielo o que hayan estado a menos de 4,5º, pueden cocinarse o volverse a congelar.
  • Arroje todos los alimentos enlatados, cuyos envases estén abiertos, dañados o inflados.
  •  Los recipientes de alimentos con tapas de rosca, tapas a presión, tapas endentadas (botellas de bebidas), tapas de media rosca y otros tipos de tapas, que se abren manualmente y los alimentos enlatados en casa, se deben desechar, si han estado en contacto con las aguas de la inundación, ya que no se pueden desinfectar.
  • Si las latas han estado en contacto con el agua de una tormenta o inundación, quíteles la etiqueta, lávelas y métalas en una solución de 1 taza de cloro de uso doméstico, con 20 litros de agua. Identifique nuevamente las latas con un marcador.

Almacene los alimentos en forma segura
• Mantenga cerradas las puertas de la heladera y el congelador el mayor tiempo posible, hasta que regrese la electricidad.
• Si no va a haber electricidad por más de 4 horas, ponga hielo en bloque en la heladera. Póngase guantes gruesos cuando toque el hielo.

Limpie y desinfecte las superficies en contacto con los alimentos

Se recomienda arrojar a la basura las tablas de madera para picar alimentos que hubieran sido afectadas por las aguas, las tetinas de las mamaderas y los chupetes. Estos artículos, no pueden ser desinfectados en forma apropiada, después de tocar aguas contaminadas de una inundación. Limpie y desinfecte las superficies que entran en contacto con los alimentos en cuatro pasos:
1. Limpie con jabón y agua segura y tibia.
2. Enjuague con agua segura.
3. Desinfecte el artículo sumergiéndolo por un minuto en una solución de 1 cucharadita de cloro casero cada 5 litros de agua limpia.
4. Permite que se seque al aire libre.

Recomendaciones para el consumo de agua:
Es posible que después de una emergencia como la causada por una inundación, el agua no esté en un estado adecuado como para beberla, limpiar o bañarse con ella. Durante una inundación y después de la misma, el agua puede contaminarse con microorganismos (como las bacterias), aguas negras (del alcantarillado), desechos agrícolas o industriales, productos químicos u otras sustancias que pueden causar una enfermedad o hasta la muerte.

  • Siga medidas básicas de higiene. Lávese las manos con jabón y agua segura. Lávese las manos antes de preparar o ingerir alimentos, después de usar el baño, después de haber participado en actividades de limpieza y después de manipular artículos contaminados por las aguas de la inundación o aguas negras.
  • Si usa agua embotellada, asegúrese de que provenga de una fuente segura. Si no está seguro de dónde viene el agua, debe hervirla o tratarla antes de usar.

 

Cuidado de personas vulnerables:

  • Mantenga, en la medida de las posibilidades, en un área protegida y adecuadamente hidratados a niños y personas mayores.
  • Si los bebés están siendo amamantados, seguir haciéndolo. Para los bebés que toman leche de fórmula, se recomienda dar fórmulas ya preparadas, en lo posible. Para preparar leche de fórmula o concentrada, es mejor usar agua embotellada. Sólo en caso de que no disponga de agua embotellada, utilice agua segura.
  • Lave las mamaderas y chupetes con agua embotellada o agua segura.
  • Lávese las manos antes de preparar los biberones y antes de alimentar al bebé. Usted puede usar un desinfectante de manos a base de alcohol para limpiarse las manos si no tiene agua suficiente.
  • No permita que los niños jueguen en lugares donde haya aguas de la inundación. Lave frecuentemente con agua segura las manos de los niños, y no deje que manipulen juguetes contaminados por aguas de la inundación. Puede desinfectar los juguetes con una solución de una taza de cloro en 5 litros de agua.
  • Si está lesionado, lave las heridas con agua segura y jabón y consulte en un centro de salud si necesita aplicarse la vacuna antitetánica

Problemas sanitarios que originan las inundaciones:
Las inundaciones ocasionan graves problemas sanitarios, que no se presentan solamente en el momento de la inundación, porque se prolongan cuando se produce el descenso de las aguas y en el retorno a los hogares.

Las destrucciones materiales, la interrupción de los servicios públicos (luz, gas, agua potable) provocan riesgos de enfermedades inmediatos y el anegamiento y deterioro de los alimentos almacenados, la destrucción de las cosechas y la muerte del ganado provoca falta de alimentos y deficiencias nutricionales, que se presentan a largo plazo.
A todo esto se suman las difíciles tareas que los servicios de salud pública tienen que afrontar cuando las aguas se retiran, puesto que es entonces cuando empiezan las graves consecuencias sanitarias y epidemiológicas de la inundación.

Entre éstas, las más comunes son: la contaminación de las fuentes de origen del agua, que crea condiciones que favorecen las epidemias; la migración de roedores a las viviendas durante la inundación y después de ella, la formación de numerosos charcos de agua estancada, lo que facilita la reproducción de mosquitos y otros vectores, provocadores del paludismo, el dengue y otras enfermedades trasmitida por vectores.

También cabe añadir que en las condiciones creadas por la inundación, aumenta en forma importante la necesidad de asistencia médica ordinaria del público en general.
Las enfermedades más frecuentes de contraer son tétanos, hepatitis A,
cólera, gripe, neumonía y otras enfermedades causadas por el frío. A estos
peligros para la salud se suman la posibilidad de sufrir electrocuciones, la
contaminación que pueden sufrir los animales que luego se destinan para el
consumo, y las posibilidades de que los bebés y niños pequeños se
ahoguen en las áreas anegadas.